¿Qué ver y qué hacer en Arriondas? Guía completa

Qué ver y que hacer en la villa de Arriondas, en el Principado de Asturias

Arriondas, es la capital del concejo de Parres, situado en el oriente de Asturias. Un lugar privilegiado por su enclave, a escasos treinta minutos de la costa bañada por el mar Cantábrico y más cerca aún de la montaña, concretamente de la Sierra del Sueve y de los Picos de Europa.

Pero es el río Sella, en su paso por esta villa, el que le da gran valor turístico, debido al Descenso del Sella, que se celebra cada año en esta localidad. En agosto, una espectacular fiesta de carácter popular, la llamada Fiesta de las Piraguas atrae a personas de de todo el mundo, y fue declarada de Fiesta de Interés Turístico Internacional. 

Hoy en día, Arriondas es un destino obligado para todos los amantes del turismo activo.

Un paseo turístico por Arriondas, un "pueblín" típico asturiano

Llegamos a Arriondas, dispuestos ver y a hacer todo lo que este lugar nos permita, a conocer su historia, visitar sus monumentos y pasear por sus calles.

Primeramente, nos dirigimos al Parque de la Concordia, a una de las zonas verdes más destacadas de esta villa. Lugar en el que se unen el río Sella y el río Piloña. Un paisaje ideal para pasear y relajarse a la orilla del río. Muy apropiado también para que los niños corran y jueguen.

En el interior del parque de la Concordia se encuentra una escultura de Rubio Camín, elaborada con láminas de acero, con una estructura indefinida que hace volar la imaginación del turista.

Escultura de Rubio Camín en el Parque de la concordia
Zona de recreo de Parque de la Concordia

Abandonamos el parque, cargados de aire fresco y nos dirigimos a la calle principal de Arriondas, la calle Argüelles, donde se encuentra la iglesia de San Martín, edificación construida en 1.905.

Seguimos caminando por el centro de la villa y nos sorprende una casona indiana del s. XIX, el Chalet del Valle o Casa Cepa. Una arquitectura civil de estilo montañés, patrimonio monumental del concejo de Parres. Este tipo de construcción eran las típicas que hacían los asturianos cuando regresaban de américa del sur después de hacer fortuna.

Nos hemos quedado con ganas de visitar una casa de indianos, así que nos dirigimos a Villa Juanita. Espectacular edificio construido en 1923 por un matrimonio emigrante de Puerto Rico, en homenaje a su sobrina Juanita.

Muy cerca, junto al Ayuntamiento, nos encontramos la Biblioteca municipal y la cCasa de la cultura, en cuyo interior se realizan numerosos actos y exposiciones. 

Continuamos nuestro paseo por el pueblo de Arriondas, observando cada edificio, en busca de arquitectura histórica y nos llama la atención el edificio de la Confitería Campoamor, un edificio de tres pisos que mezcla el estilo barroco con el montañés, construido en 1.944. Tanto paseo nos ha dado hambre y en el escaparate de esta famosa confitería todo es apetecible, así que nos paramos a degustar uno de sus riquísimos dulces.

Ya con el estómago lleno, nos dirigimos a conocer la iglesia de San Miguel de Cofiño, del s. XVII, una muestra del arte románico asturiano. La planta de la iglesia está formada por una nave con dos capillas a los lados, a las que se accede a través de un arco de medio punto. Las ventanas están enmarcadas con arquivoltas y capiteles decorados con hojas. 

No podemos irnos de Arriondas, sin visitar la Plaza Venancio Pando, donde se encuentra el cañón restaurado por los técnicos de Hunosa, del Pozo Sotón, cuyo disparo da la salida, cada año, al Descenso Internacional del Sella. Esta pieza de artillería data del s. XVIII.

Finalizamos nuestro recorrido en el Parque de la Llera. Hemos tenido suerte, porque es sábado y se celebra el mercadillo semanal. Así que, aquí nos quedamos un buen rato.

Villa Juanita. Casa indiana en Arriondas
Plaza de Venancio Pando en Arriondas

Arriondas, cuna del descenso del Sella

El primer sábado de agosto, se celebra en Arriondas La Fiesta de las Piraguas, una fiesta de interés turístico internacional. También es el mundialmente conocido Descenso Internacional del Sella. Este popular acontecimiento ya va por la 83ª edición. Se lleva celebrando desde 1.929. ¡Casi nada! Es el precursor del descenso del Sella en canoa, la actividad que atrae a miles de personas todos los años. 

El recorrido a lo largo del Río Sella, en el que participan más de mil palistas, tiene una longitud de 20 Km, desde el puente de Arriondas al puente de Ribadesella.

En la orilla, con ambiente festivo, el público anima a los competidores y muchos son los que se aventuran a hacer el descenso en canoa detrás de los deportistas.

La salida se produce a las 12 del mediodía desde el puente de Arriondas. Primeramente, se recitan los tradicionales versos de Dionisio de la Huerta y a continuación el popular cañón de esta villa, da el pistoletazo de salida. Las piraguas entran en estampida en el agua y los espectadores gritan emocionados. La llegada se sitúa bajo el puente de Ribadesella. Los ganadores acceden al Pódium de vencedores del Sella.

Los palistas son acompañados a lo largo de todo el recorrido por el «tren Sellero», que circula a orillas del río, haciendo paradas para que los «selleros» puedan animar a los piragüistas. 

En Arriondas tiene lugar el descenso del Sella en canoa

El descenso Sella en canoa, un deporte para disfrutar en familia o con amigos

Hoy, es un precioso día soleado de primavera, nos hemos animado a vivir una nueva aventura. El turismo activo nos encanta, así que hemos decidido realizar el descenso del Sella en canoa con Canoas El Moyau y nos hemos traído a los niños y al perro. Dispuestos a pasar un gran día en familia.

A media mañana nos dirigimos hacia las instalaciones de la empresa con la que hemos contratado esta experiencia turística. Una vez allí, nos proporcionan todo lo necesario y nos dan instrucciones de como guiar la canoa a lo largo del río. Todo parece sencillo.

Nos informan de que el recorrido tiene una duración entre 2 y 4 horas, pero nos lo queremos tomar con calma ya que la hora límite para finalizarlo son las 6 de la tarde, tenemos tiempo.

A continuación, los monitores nos conducen hacia un tobogán, ¡que nervios! Nos subimos a la canoa y nos lanzan rampa abajo, y ¡plaf!, entramos en el río. 

Nos cuesta un poco enderezar la canoa, parecía más fácil, pero, entre la emoción y las risas, finalmente, lo conseguimos. Ya está todo controlado, nos hemos hecho con el manejo de la piragua.

Seguimos navegando río abajo, en medio de este paraíso natural, donde reina la vegetación, la tranquilidad del agua y el aire puro.

Se nos ha encallado la canoa y tenemos que bajarnos a empujarla, pero es divertido. Los niños se ríen emocionados y nuestro perro disfruta del agua como nunca.

Nos ha entrado el hambre, así que elegimos uno de los múltiples sitios en los que se puede parar a la orilla del río, para comernos unos bocatas que llevamos en el bidón hermético que nos han dado.

Continuamos nuestro recorrido, parando en distintas zonas para descansar y disfrutar del paisaje. Aunque la empresa nos ha ofrecido varios puntos de recogida, queremos llegar al final, así viviremos la auténtica experiencia de los piragüistas que realizan el Descenso Internacional del Sella.

Estamos llegando al final del recorrido, pero aún nos sobra tiempo, así que decidimos darnos un buen chapuzón en las tranquilas aguas de este río. Los niños lo están deseando.

Nos recogen en una furgoneta y nos llevan al punto de partida, donde nos damos una ducha calentita y nos ponemos ropa seca. Se ha terminado nuestra aventura.  Ha sido una experiencia para repetir.

A la salida, nos fijamos que también es posible realizar otras actividades, como barranquismo, espeleología, descenso de cañones, rutas en Quad, toda una amplia oferta de Turismo Activo que habrá que probar.

Vistas desde la Sierra del Sueve. Picu Pienzu

Ruta por un paraíso natural, la Sierra del Sueve

Muy cerca de la capital del concejo de Parres, Arriondas, comienza la ruta por la Sierra del Sueve, en el entorno de los Picos de Europa, marcada por su extraordinaria belleza.

Esta excursión, asequible para cualquier excursionista, nos lleva al Picu Pienzu, que se sitúa a unos 1.100 m. sobre el nivel del mar. Desde la cima se obtiene una de las mejores vistas panorámicas de prácticamente toda la costa oriental del litoral Cantábrico.

Lo mejor forma para llegar a la lo alto de este pico, es subir hasta el popular Mirador del Fito, donde tendremos unas espectaculares vistas de la Cordillera Cantábricas y de los concejos de Colunga, Caravia, Llanes, Villaviciosa y Ribadesella. Otra alternativa a este recorrido, es hacerlo de forma circular, durante unos 10 km., subiendo por el Hayedo de la Biescona y bajando por el Mirador.

La Sierra del Sueve es muy rica en flora y fauna, pero cabe destacar los famosos caballos asturcones.

El mirador del Fito, con espectaculares vistas a los Picos de Europa y el Mar Cantábrico

¿Dónde comer bien en Arriondas?

Si algo hacemos bien en Asturias es comer y por ello se caracteriza esta villa del oriente asturiano, donde podemos encontrarnos una gran variedad de bares, sidrerías y restaurantes. Algunos de ellos con estrellas Michelín como El Corral del Indianu en la propia Arriondas o Casa Marcial, a muy pocos kilómetros.

En estos establecimientos hosteleros podemos degustar los platos típicos de la gastronomía asturiana, como la fabada, el cachopo, el pitu caleya, los tortos o el arroz con leche. Sin olvidar la gran variedad de pescados y mariscos que nos ofrece el Mar Cantábrico.

Supongo que ya te habrás dado cuenta de las múltiples cosas que se pueden ver y hacer en Arriondas. Toda una aventura que no te puedes perder.

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Últimos posts