Recorrido del descenso del Sella en canoa 2020

Un nuevo año,  una nueva temporada, y con él, se presenta una nueva oportunidad de formar parte de una de las actividades españolas más conocidas: el descenso del Sella en Canoa.

Se trata del primer evento deportivo de Asturias, que se realiza cada año con el motivo de atraer turistas y acogerlos. Pero más allá de esa intención, no caben dudas de que es una festividad de gran relevancia.

¿Cómo hacer el recorrido del descenso del Sella?

Quizás es una de las preguntas más difíciles de responder si eres primerizo. No obstante, si normalmente eres de los que se aventura a nuevas experiencias, esta será otra más para tu lista. No hay mucho de qué preocuparse siempre y cuando estés siguiendo al pie de la letra cada una de las indicaciones que te den nuestros monitores antes de iniciar la salida.

Entonces… ¿te animas a empezar el recorrido? Aprende todo sobre el recorrido del descenso del Sella.

De 0 a 3 kilómetros

Empezamos por la salida en el concejo de Parres

La actividad empieza en nuestro embarcadero, a unos 100 metros de nuestras instalaciones de Arriondas, ahí también tenemos nuestra rampa, un enorme tobogán para que comiences la aventura de la mejor manera posible.

Puente de las piraguas en Arriondas - Asturias

Llegamos al primer rápido en La Raíz

Durante el trayecto podemos ver varios rápidos, entre los que destaca el primero, el de La Raíz. Es ahí en donde la canoa toma su primer gran impulso gracias a la presencia de la corriente fuerte –pero con dificultad mínima-.

Pasamos por la La Remolina, El Ricao y el Pozo de San Pedro

A medida que se vamos descendiendo por el Sella, y sobre todo al comienzo, se encuentran algunos rápidos más y algunos remolinos que hacen que la adrenalina se sienta en nuestras carnes. La Remolina es un rabión en el que reúnen dos corrientes del río, lo que hace dar más velocidad a la canoa.

Durante el trayecto del sella podemos ver varios rápidos, entre los que destaca el primero, el de La Raíz. Es ahí en donde la canoa toma su primer gran impulso gracias a la presencia de la corriente fuerte –pero con dificultad mínima-.

De 3 a 7 kilómetros

Hemos recorrido ya 3 kilómetros de nuestro descenso. A partir de este punto es posible que empieces a notar cierto cansancio si nunca has practicado la actividad, pero tranquilo, que es normal, y en breve recuperarás las fuerzas. Te recordamos que puedes parar las veces que quieras, y que hay chiringuitos y playas fluviales durante el recorrido.

De todas maneras, el recorrido no es complicado, pero, presta atención a los siguientes puntos para que tengas más idea del recorrido.

 

Seguimos por los Llaos y la Pasarela de Fuentes

Al entrar en el tercer kilómetro, es ahí donde se halla el coto salmonero mejor conocido por los Llaos, uno de los  bonitos lugares que encontramos en la bajada.

El Espigón de Triongo, Pozo del Arco y el Picu la Vieya

Seguimos nuestro recorrido y nos encontramos con el conocido como Espigón de Triongo lo vemos casi al llegar séptimo kilómetro de este magnífico viaje. Añadiendo una pequeña dificultad al trayecto, ya que en el trayecto entre Triongo, al Pozo del Arco encontrarás piedras en el camino que harán más interesante todo el recorrido.

Al llegar al Pozo del Arco, se puede disfrutar de una vista de todo el hermoso paisaje mientras se pasa con la canoa, es una zona del río que es más profunda y tranquila.

De 7 a 10 kilómetros

En este tramo nos encontraremos nuevos de puentes y rabiones que hacen más interesante el descenso del Sella en canoa. Si te preguntabas cuándo empezaba a hacerse el recorrido un poco más rápido, ahora tienes la respuesta.

Pero no te preocupes mucho, seguirás manteniendo el control siempre y cuando hayas seguido las indicaciones básicas que te dieron al inicio nuestros monitores. 

Pasamos por el emblemático Puente de Toraño

En pleno kilómetro siete, justo a mitad de nuestro viaje, las aguas del Puente de Toraño nos dan la bienvenida.  Veremos una gran cantidad de canoas paradas, pues es una parada casi obligatoria, ya que se encuentra uno de los chiringuitos más conocidos. Aquí encontraremos gente tomándose un baño y otros simplemente gozarán del manso carácter de su corriente. 

Aquí, Canoas El Moyau tiene su primer punto de recogida, es decir, quien no quiera seguir hasta el final, puede parar aquí. Miembros del equipo pasarán a recogeros con nuestros vehículos.

Ahora tocan el Rabión de Diablu y la Requexada

Este tramo sigue siendo fácil, aun así aquí tendremos algo de dificultad haciendo que sea un verdadero arte atravesar la zona comprendida por el rabión de Diablu hasta la Requexada, que es el tramo recto más largo de todo el recorrido. Además de la impresionante vista, las paradas son una obligación.

De 10 kilómetros al final del recorrido

Los últimos kilómetros trae sorpresas agradables, pero no menos emocionantes en el recorrido. En esta etapa el cansancio ya se nota y quizás exista algo de fatiga en los músculos, pero el viaje ha valido la pena y el último esfuerzo siempre es el mejor.

Llordón, y las pasarelas de Cuevas y de la Uña nuevos hitos en el río

Llordón es el comienzo de la bajada final del recorrido del descenso del río Sella, y tiene varios lugares de interés. A medida que se avanza se encuentran nuevas sorpresas como la Pasarela de Cuevas, un lugar impresionante que termina guiándonos a la zona de la antigua presa, en donde la dificultad aparece con algunas rocas.

Fríes y el Puente de San Román

Y el último recorrido nos hace llegar a Fríes y Llovio. En este punto llegamos a una zona que el río se muestra muy ancho, y a continuación llegamos a nuestra meta ubicada en el Puente de San Román. Hemos recorrido algo más de 15 kilómetros en nuestras canoas. Aquí tenemos el segundo punto de recogida. Ahí os estarán esperando para llevaros de vuelta a nuestras instalaciones de Arriondas.